lunes, 5 de noviembre de 2012

La revuelta del “medio pelo”


Jauretche definía al “medio pelo” como aquellos individuos o grupos sociales cuya situación en la sociedad esta en tratar de aparentar un status superior al que realmente posee, personas que intentan fugarse de su situación real en remedo de un sector que no es el suyo y que considera superior.
   La movilización ascendente de los sectores populares, en estos grupos son considerados como motivos para ejercer la protesta social, encuentran múltiples reclamos, muchas veces falaces, alentados por los sectores dominantes de la nación, que en el fondo los desprecia tanto como a los “cabecitas negras” movilizados, aunque en el fondo su reclamo debe encontrarse en lo que diría Jauretche, en Los profetas del odio y la yapa:

      “ La prosperidad de los de abajo molesta al escalón inmediatamente superior, a esa clase del quiero y no puedo de la pobreza vergonzante, a quien parece disminuir socialmente el ascenso de los que estaban un poco más abajo porque se alteran su jerarquías rutinarias de la importancia social”.

   El capitalismo, cualquier fase genera estructuras jerárquicas más o menos móviles, en cierto tipo de regimenes, esta movilidad clasista se acelera, y representa para algunos grupos sociales el peligro, no de perder situaciones de privilegio, que habría que preguntarse si alguna vez la tuvieron y sobre que base se mantenían, sino sobre el principio de igualdad presente en la misma, que se puede observar en el acceso a bienes sociales, políticos, culturales de los cuales, el “medio pelo” disfrutaba, pero ahora son disfrutados por una mayor cantidad de personas, desde el observar un partido de fútbol en su casa hasta la posibilidad de que sus hijos accedan a la Universidad, de esta manera la frase “mi hijo el doctor” entran en una fase de democratización mayor.
  Entonces, los que amplias capas de nuestra sociedad entienden como democratización en los sectores que constituyen el “medio pelo” encuentran el nacimiento de las tiranías, dictaduras, fascismos y todas las yerbas que nacen, regadas por odio de clase, de las bocas de un conjunto de políticos, que aparentan ser independientes, pero solo son voceros de los grupos concentrados de poder, un circulo de dar letra que nace afuera de la patria grande, aunque vestidos de trajes caros, se parecen a esos buitres que esperan la carroña de la muerte de los pueblos.
   Y así el “medio pelo” saca cacerolas, va en automóviles, vestidos de blanco, con escarapelas, de vez en cuando acompañados por las señoras que limpian sus casas y sus cacas, y que ellos les llaman “sirvientas”, para parecer que tienen todas las credenciales para ser aceptados por la “high society”, y salen todos organizados por los grupos de poder, aunque piensen que es espontáneo, con sus cartelitos pidiendo muerte, dólares, y banderas con esvatiscas pidiendo “libertad”, aunque sin importarles mucho la democracia, ya que esta solo sirvió para el que tenia hambre ahora pueda saciarla, pidiendo que las estructuras jerárquicas de una sociedad no sean móviles, es decir, que los “negros” sigan en la villa y “nosotros” sigamos dando vueltas por el mundo.
   La revuelta del “medio pelo” es la que piensan que van a marcar la cancha con la agenda de los poderosos, que piensan que es la de ellos pero no saben que es prestada y con altas tasas de intereses, rabiosos contra un no se que cosa que no entran su vocabulario: “esperanza, democracia e igualdad”…. Es ahí el limite de su revuelta… igualmente ya hay algunos buitres rondando mirando si pueden sacar un rédito de esas movilizaciones, y seguir sirviendo al señor del poder.   

Fuente: 
http://diegoburd.blogspot.com.ar/2012/11/la-revuelta-del-medio-pelo.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada